martes, 21 de noviembre de 2017

XI Trail Sierra de Tentudía

El pasado domingo participamos en la carrera que cerraba el circuito de la Copa de Extremadura de carreras por montaña, el Maratón de Tentudía. Tanto a Elena como a mi era la única carrera que nos faltaba para completar ese circuito y por eso nos inscribimos, porque la verdad, ya lo pensaba antes y lo confirmé el domingo, esta carrera nos ha sobrado... después de todas las carreras que hemos hecho este año, el cuerpo a estas alturas no estaba ya para un maratón y menos aún para pretender hacerla a buen ritmo.

Para mí ha sido con diferencia la carrera en la que peor lo he pasado de todas las que he corrido esta temporada y para Elena más o menos igual.

Al final y a pesar de todo, el resultado de ambos ha sido muy bueno, pero pienso que principalmente porque la verdad es que la participación fue baja y de esta forma las posiciones han sido más altas de lo que hubiesen sido con una participación más alta de corredor@s.

Elena quedó de la general femenina y de su categoría, consiguiendo además proclamarse campeona de la Copa de Extremadura haciendo doblete con el circuito de Trail. Vaya año que se ha marcado, todo lo que yo pueda decir de ella es poco.




Yo por mi parte terminé además de muy, muy fundido, el 11 de la general y de mi categoría, pero como he comentado ya, con sensaciones muy malas y penando mucho para llegar a meta.


La carrera es muy rápida, no tiene zonas técnicas y en todo el recorrido es posible correr, incluso hacerlo rápido, siempre y cuando se tengan fuerzas.
Como mentalmente la verdad es que no me encontraba nada confiado decidí salir a ritmo vivo porque pensaba que si me acomodaba la prueba se me podía hacer muy larga. Nada más salir me vi ya en las primeras posiciones y la verdad que en ese momento no me era complicado mantener el ritmo que llevábamos de modo que me mantuve ahí pensando que eso me daría vidilla y me serviría para meterme en carrera. Así fue durante bastantes kilómetros, pasé la media maratón en muy buen tiempo, pero algunos kilómetros después, sobre el 24 o 25 ya empecé a notar que las sensaciones cambiaban y ya no eran tan buenas. Sobre el 26 o 27 comenzó mi suplicio, las piernas dijeron basta, empecé a dejar de correr cuesta arriba a pesar de que las pendientes no eran muy grandes, pero eso no fue lo peor sino que al poco tiempo ya me costaba correr en llano e incluso cuesta abajo, de ahí hasta el final fui más tiempo andando que corriendo y se me hizo eterno el tiempo que tardé en llegar a meta, los kilómetros parecían no terminar nunca y mentalmente me vine completamente abajo.




Supongo que todo esto es lo normal después de todas las carreras que llevamos, el depósito de gasolina está ya en reserva y se nota. Al final esto también nos sirve para aprender y conocernos mejor, las cosas no siempre pueden salir lo bien que uno espera, pero al menos estoy contento de haber terminado la carrera y haber conseguido superar los malos momentos vividos durante la misma.

Aquí dejo las clasificaciones:
http://fexme.com/wp-content/uploads/CLASIFICACION%20GENERAL%20TENTUDIA.pdf

Ahora toca descansar y recuperarse bien para pensar ya en la siguiente temporada!!

martes, 17 de octubre de 2017

Ultrail La Covatilla, el reto del año!


El pasado sábado 14 de Octubre llegaba por fin, el día que teníamos marcado en el calendario desde primeros de año, cuando nos planteamos participar en la segunda edición del Ultrail La Covatilla, la carrera que diseño el año pasado Miguel Heras, uno de los mejores corredores de ultra trail del mundo. Desde el principio tuvimos claro que participaríamos en esta carrera, yo sinceramente me inclinaba más por hacerlo en el maratón (37 km), pero Elena siempre tuvo claro que quería hacer el ultra (80 km y casi 9.000 metros de desnivel acumulado). Al final se llevó el gato al agua y tras muchos entrenamientos, dudas y no pocas dificultades, nos plantamos en la línea de salida con toda la ilusión del mundo y dos objetivos claros, terminar la carrera y disfrutarla lo máximo posible.


Antes de nada y como siempre agradecer la labor de todos los voluntarios, siempre súper amables, ayudando y haciendo la vida lo más fácil posible a los corredores. Agradecer también a la organización las facilidades que nos dieron en varios momentos para apuntarnos primero al maratón, cambiarnos después a la Ultra y por último cubrir nuestro seguro una vez nos dimos cuenta que nuestra licencia no servía fuera de Extremadura, gracias!

Continúo con los agradecimientos a tod@s los amig@s y familiares que nos han estado ayudando y siguiendo durante la carrera, animando, empujando y compartiendo con nosotros cada km. Sois geniales!! ese grupo del whatsApp echado humo todo el día, guardaré todas esas conversaciones como oro en paño!! Y qué decir de Marisol y Teresa... mil gracias de nuevo, en esos momentos, eso valía más que cualquier gel, barrita o bebida isotónica del mundo, eso sí que fue gasolina de verdad.
Por último, agradecer de manera muy especial a Jose y a Nerea todo lo que nos han ayudado el día de la carrera, siguiéndonos (en su maratón particular... más de 30 km se marcaron!!) por toda la sierra junto con David y su padre, animándonos continuamente, guiándonos, mimándonos... puff, impresionante, sin palabras. Pero no sólo ese día, sino el resto de días que hemos compartido con ellos de entrenamiento, enseñándonos su sierra y haciendo que todo esto haya sido posible, gracias de corazón.

Una vez terminado lo más importante y lo que creo que ha hecho todo esto posible, paso a comentar la carrera. La verdad que las semanas previas a la misma las cosas se habían torcido un poco, Elena pilló un virus de gastroenteritis que la dejó ko dos semanas, ni siquiera pudo ir al X Trail de Artesanos al que estaba apuntada. Yo por mi parte tampoco tenía buenas sensaciones, pienso que por la tensión de pensar lo que se me venía encima.
No obstante, el viernes partíamos hacia Candelario dónde teníamos reservado el hostal para pasar el fin de semana. Parecía que ya nada podía impedir nuestra participación en nuestro primer gran Ultra de alta montaña, pero nada más lejos de la realidad, aún tendríamos que superar una última prueba... preparando el material antes de recoger los dorsales, Elena se da cuenta que se ha olvidado la mochila en casa, así que nos vamos como locos a Béjar para buscar una tienda de deportes dónde poder conseguir una mochila de trail para la ocasión... al final conseguimos comprar una que era más bien de treking, demasiado grande e incómoda... pero Elena como siempre en estos casos, decidió que algo como esto no daría al traste con sus aspiraciones de participar en esta carrera, y vaya que si participó, estrenando "material" y demostrando una vez más de qué pasta está hecha.


A las siete de la mañana salimos de la plaza de la Corredera de Béjar con los frontales encendidos y ya no dejaríamos de ascender hasta llegar a la cuerda del Calvitero previo paso por el primer avituallamiento y control de tiempo en el km 10 en la estación de esquí de La Covatilla. Impresionante y preciosa la subida al pico del Águila dónde hay un ambiente buenísimo a pesar de lo temprano que era, con mucha gente animando.  Unos 1.300+ para calentar!!


El pico del Águila con la gente animando de fondo.

Tras un par de km de tregua y muy bonitos por la cuerda mientras termina de amanecer, nos dirigimos en una técnica bajada a la tercera laguna del Trampal, dónde se separan las dos carreras, girando a la derecha el maratón buscando la cresta de la Ceja y siguiendo nosotros hacia abajo en una dificilísima, técnica e incómoda bajada hacia la central eléctrica de Solana en el km 21, donde está situado el segundo punto de control de tiempo.


Amaneciendo en la cuerda del Calvitero a unos 2.300 metros.


 En la central reponemos fuerzas para afrontar la que probablemente sea la parte más dura de la carrera, subir a la Laguna de Solana y remontar todo Hoyo Malillo (o Arroyo Malillo según dónde se mire... ), para acabar llegando al collado de Talamanca, unos 1.000 + en 7 km aproximadamente por unas zonas realmente técnicas, dónde el correr se antoja prácticamente imposible para los mortales.


Vista desde el avituallamiento de la central.




Sendero por el que se bordea la Laguna de Solana


Cascada equipada con cuerdas fijas para ascender por ella


El collado de Talamanca al fondo, hasta dónde teníamos que subir.

Una vez superada esta sección de la carrera nos dirigimos hacia el Torreón previo destrepe por mi antaño temido Paso del Diablo, el cual bajé con muchísima soltura y sin problemas, muy probablemente por haberlo hecho ya antes y saber cómo afrontarlo.



A partir de aquí comenzamos otra técnica bajada hasta Hoyamoros para discurrir por sus bellísimos parajes y seguir descendiendo siempre por terreno técnico y complicado hasta la dehesa de Candelario. Los km y sobre todo la dificultad técnica de la prueba hacen estragos. De nuevo toca subir, esta vez al canchal de la Muela, terreno conocido ya de la carrera Techo de Extremadura de la Garganta. Afrontamos el mismo descenso que se hace en ella hasta el Corral de los Lobos para posteriormente desviarnos ya dirección Hervás por la dificultosa calzada romana buscando el avituallamiento de vida en torno al km 50 de la prueba.

Este momento fue clave, yo llegué primero y me encontré con la sorpresa de Marisol y Teresa:


Hice un avituallamiento muy tranquilo, me cambié la camiseta, rellené bidones y comida. Sabía que Elena venía cerca y fuerte, justo cuando me iba a ir entró ella en el pabellón, en ese momento segunda de la general femenina, con la primera clasificada aún allí también y la tercera entrando minutos después de ella!!


Decidí esperarla para intentar acabar la carrera juntos, a esas alturas de carrera, con esos km y esas horas, su cabeza y fortaleza tiran tanto como mis piernas cuando el tiempo y los km son menos.


Salimos juntos, con un subidón de adrenalina de escándalo, tenemos a la vista a la primera clasificada, pero en ese momento comienza una interminable subida hasta la garganta, con una primera parte muy dura por la pendiente y el calor (hemos descendido desde los casi 2.400 metros del Torreón hasta los 600 de Hervás). Elena que ha parado poco en el avituallamiento para salir rápido tiene un pequeño bajón y nuestro ritmo baja mucho, vemos como la primera clasificada se aleja con un ritmo inalcanzable y además nos pasa también la tercera muy fuerte.
Superamos ese bajón con cabeza y recordando que nuestro objetivo es terminar la prueba y hacerlo disfrutando lo más posible. Poco a poco Elena se recupera y de nuevo comienza a correr, ahora parece que soy yo el que tiene el bajón y le digo que no puedo correr, andamos un poco hasta que me recupero. Conseguimos llegar a La Garganta y partir de aquí creo que hicimos una carrera buenísima, conseguimos acompasarnos muy bien, corrimos todo lo que se podía correr y fuimos superando todas las dificultades que nos encontramos juntos y disfrutando del camino hasta tal punto que, una vez superada la última gran subida a Peña Negra, y ya con los frontales de nuevo encendidos, nos lanzamos en un rápido descenso hasta Béjar, corriendo quizás los km más rápidos de toda la carrera, con 74 km ya en las piernas y buscando bajar de las 14 horas. Lo conseguimos, entramos juntos en meta, en las posiciones 26 y 27 de la general, con Elena 3 de la general femenina, 2 de su categoría y yo el 10 de la mía. Pero esto, al final, es secundario, lo que queda es la ilusión de haberlo conseguido, el camino recorrido juntos, el haberlo compartido con familiares y amigos, haber disfrutado, sufrido, en resumen, haber vivido.




Gracias de nuevo a tod@s los que nos habéis ayudado de una u otra forma a hacer esto posible.

Os queremos!!

miércoles, 6 de septiembre de 2017

III El Guerrero de Gredos - Extreme

Este pasado fin de semana nos fuimos a Candelada en Ávila para participar en la III edición de El Guerrero de Gredos en la modalidad Extreme, una carrera de 45 km y 2.600m+. Un carrerón en toda regla, en la sierra de Gredos,  ha sido alucinante, la carrera más dura y más técnica que hemos completado hasta la fecha con diferencia.



El fin de semana ha sido perfecto, nos hemos desplazado con la familia y así hemos podido disfrutar con los peques que habitualmente no pueden vernos correr. Muchas gracias por apoyarnos y acompañarnos en esta aventura, creo que lo hemos aprovechado y disfrutado todos a tope!

Antes de continuar, agradecer al pueblo de Candeleda y a los voluntarios de la carrera la impresionante labor para llevar a cabo esta prueba con todo el esfuerzo que ello supone. Creo que la organización de la carrera ha sido excelente, el balizaje perfecto y los voluntarios geniales, siempre apoyando, ayudando en todo lo que necesitabas y haciéndote sentir como si fueras un corredor de élite en todo momento. MIL GRACIAS!!


Como comento, la carrera ha sido espectacular, salvaje! los primeros 25 km eran durísimos y con zonas que han redefinido mi concepto de tecnicidad... los últimos 20 km eran ya corribles pero claro.... para correr a esas alturas... había que tener piernas que no era fácil con lo que habías pasado ya.

Vídeo de la salida en Facebook

A las 6:45 de la mañana se daba la salida, con los frontales encendidos comenzamos ya a ascender antes de salir del pueblo, ya no dejaríamos de hacerlo hasta el km 11 aproximadamente, en total se ascienden unos 1.500 m+ en este tramo. Primero por una bonita senda entre pinos que abandonaríamos sobre el km 6 en el primer avituallamiento. Ahí podíamos apagar ya los frontales y deleitarnos con el precioso amanecer por encima ya de los 1.000 metros de altitud.

Continuamos ascendiendo sin descanso hasta Peña Caballera en el km 9,5 y nos plantamos ya casi en los 1.500 metros de altitud, a partir de aquí comenzamos ya a transitar entre bloques de piedra aunque aún no sería la parte más complicada... sobre el km 11 llegamos a la Portilla del Escobarón a 1.900 metros y aquí comienza el rock and roll... en el anterior avituallamiento hablando con el voluntario me lo advirtió, le dije: "la carrera está siendo preciosa y dura" y él me dijo: "pues a partir de ahora, lo vas a flipar" y doy fe de que lo flipé, en todos los sentidos :-).

Como digo a partir de ahí comienzan unos kms por la falda de la montaña, con trepadas, pasos técnicos con grandes bloques de piedra, con terreno muy difícil y exigente donde cada paso había que asegurarlo y por supuesto con unas vistas y un entorno alucinantes. De esta forma, nos plantamos en una bajada por una canal con piedras de todas las formas, colores y tamaños... primero pequeñas y no muy asentadas para luego dar paso a grandes bloques dónde hay que ir saltando de unos a otros por donde cada cual vea que puede... tramo dificilísimo y durísimo para las piernas, con llegar abajo era más que suficiente. Al final de esta bajada se encontraba el avituallamiento situado en la famosa piedra de Jesucristo volverá pronto, sobre el km 15. Aquí reponemos fuerzas y sin descanso comenzamos una subida vertical de 1,5 km hasta la Portilla de la Vaca... impresionante, ya nos advirtieron en la reunión técnica de la carrera que no nos sorprendiéramos si tardábamos cerca de una hora en hacer este kilómetro y medio!! y que nos lo tomásemos con tranquilidad... la verdad es que no había otra forma de tomárselo jajajaj.

Terminada esta agotadora subida, transitamos un poco por la cima buscando el descenso más largo de la carrera por el sendero que baja del Almanzor, una vez en este sendero nos lanzamos ya montaña abajo hasta el km 24. Este descenso es complicado, las piernas van ya muy castigadas y el terreno es muy incómodo, no permite ningún tipo de relajación y los tropezones con las numerosas piedras se suceden. A mi personalmente se me hizo larguísimo.
Una vez terminado este descenso la carrera comienza a dar ya un poco de tregua, eso sí, el castigo es ya mucho en las piernas. Tras el avituallamiento del km 24 comenzamos un tramo de un par de km o tres de pista en muy buen estado que sabe a gloria a la cabeza y el tren inferior, ya que a pesar de ser cuesta arriba casi todo el rato, al menos se puede abandonar un poco la tensión anterior y rodar con la tranquilidad que daba ese terreno fácil.
Desde aquí hasta meta se van enlazando tramos de senderos ya más corribles con continuos toboganes que a estas alturas se hacen muy duros, zonas de media montaña pero igualmente bonitas, cruzamos las charcas de Candeleda, el Castro Celta del Raso, la ermita de Nuestra Señora de Chilla y de ahí a meta.

En resumen, una carrera alucinante dónde Elena y yo nos hemos encontrado fenomenal. Elena ha quedado 3ª de la general femenina y 41 de la general absoluta, ha disfrutado como una enana de la dificultad técnica del recorrido, moviéndose como pez en el agua en el terreno que más le gusta. Por mi parte terminé el 18 de la general, con buenas sensaciones y consiguiendo recuperar posiciones en la última parte de la carrera. La verdad, teníamos mucho respeto a esta carrera y hemos superado con creces nuestras expectativas. A continuación dejo el enlace a la clasificación.

Clasificaciones:

http://www.evedeport.es/images/ClasificacionGeneral.pdf

Respecto a nuestro club, de nuevo hubo nutrida representación de los U Lagartu Running con el maestro Juan (como bajaba por la pedrera!!!) e Ismael (que hizo toda la carrera con Elena) en la carrera de 45 km y los Antonios y Javier que participaron en la carrera de 22 km por equipos!!
Bueno, y no nos olvidemos de la súper fotógrafa Ines siempre fiel a su cita con la captura de los momentos para el recuerdo!! Gracias!

En esta ocasión me llevé la cámara de video y grabé algunos tramos (desgraciadamente no los más técnicos y espectaculares porque en esos tenía que estar con los cinco sentidos!!) de la carrera como recuerdo, aquí dejo pequeño video resumen con fotos y algún trozo de estos vídeos.



Fin de semana fantástico, prueba súper recomendable, el año que viene si podemos repetiremos!!

martes, 8 de agosto de 2017

IV CxM La Garganta Techo de Extremadura

El pasado fin de semana, volvimos a las carreras por montaña y como ya hiciéramos el pasado año, participamos en la IV CxM La Garganta Techo de Extremadura perteneciente a la Copa de Extremadura.



El fin de semana ha ido genial en todos los sentidos. Nos alojamos en Béjar con la idea de, si el cuerpo lo permitía después de la carrera, intentar ver algunos tramos del Ultrail La Covatilla.

La representación churretina en esta ocasión fue amplia, mi hermano Jesús y sus amigos, Jairo, Gabri, Alberto y Álvaro también se apuntaron casi todos a una u otra distancia y pasaron el finde igualmente en Béjar. Además, volvíamos a coincidir después de bastante tiempo con el máquina de Raúl que ya está de vuelta y por supuesto con el resto de compañeros que vemos de carrera en carrera, mención especial para José Antonio y su hija Nerea que fueron quienes, primero nos presentaron al gran Miguel Herás que muy amablemente nos dio muchos detalles del Ultrail La Covatilla, y posteriormente subieron con nosotros a enseñarnos los sitios que más nos interesaban de la Sierra, pasando una tarde genial con ellos. Mil gracias, sois geniales!!!

En lo referente a la carrera, la verdad que nos fue genial, Elena consiguió la victoria absoluta por primera vez y yo creo que hice una de mis mejores carreras, no sólo por el resultado 13 de la general y 2 de mi categoría sino por las buenas sensaciones que tuve y lo bien que acabé y recuperé después.




En general creo que todos disfrutamos mucho de una carrera que es muy bonita pero muy exigente, ya que permite correr bastante y eso al final te va desgastando mucho. Mi hermano Jesús hizo casi toda la carrera con Raúl y los dos terminaron muy bien también, Raúl el 17 y Jesús el 21. Jairo terminó con mejores sensaciones que en carreras anteriores, no para de progresar.



Por su parte Grabri y Alberto participaron en la carrera corta dónde Aberto acabó cuarto y consiguió subir al podio como tercero de su categoría, ahí está el tío :-)



Como ya he dicho, Elena y yo acabamos muy contentos por las buenas sensaciones y porque esta carrera, que el año pasado ya la hicimos muy bien, este año la hemos hecho aún mejor, bajando nuestros tiempos y sobre todo acabando y recuperando de una manera que no esperábamos para nada (aún me acuerdo de las agujetas del año pasado... :-)). Si alguien me dice antes de la carrera que por la tarde nos meteríamos casi seis horas de montaña le hubiera dicho que estaba loc@... pero así fue, supongo que también por el subidón y la emoción je,je




Aquí dejo enlace a las clasificaciones:

http://tucrono.es/index.php/clasificaciones/157-iii-cpm-la-garganta-techo-de-extremadura.html#iv-cxm-la-garganta-techo-de-extremadura-22-kms

Para finalizar, agradecer como siempre a todos los voluntarios de la carrera su labor desinteresada sin la cual estas pruebas no serían posibles. Gracias!!

El día siguiente y para finalizar lo pasamos en Los Pilones en Jerte con mi hermano y compañía dándonos otro buen paseíto y remojando un poquito las piernas, en resumen, fin de semana de lo más completo.

Seguimos sumando para los grandes objetivos del año, el siguiente, El Guerrero de Gredos Extreme.

lunes, 31 de julio de 2017

VI Triatlón Sprint Salvaleón - Campeonato de Extremadura

El pasado sábado participé de nuevo en el triatlón de Salvaleón junto con mi hermano Jesús y esta vez también con Jairo. Fue la prueba en la que nos estrenamos en esto del triatlón el año pasado, nos gustó y este año no hemos querido faltar a la cita, siendo además el campeonato de Extremadura de la distancia Sprint.

Hemos acabado muy contentos, el triatlón como el año pasado tuvo un sector de ciclismo muy duro, donde el llano no existe y priman principalmente las subidas con rampas de hasta el 10% de desnivel dónde a diferencia de otros triatlones el rodar en grupo importa poco.



Aquí dejo el enlace a los resultados:

http://www.chipserena.es/chp-resultado-detalle/consulta-resultado/19433/NoSEO

Particularmente he acabado bastante contento, la natación una vez más ha sido mi punto débil y el sector en el que peor he terminado, pero también es normal porque es lo que menos entreno. No obstante el tiempo es engañoso ya que se supone que el circuito de natación son 750 m pero a mi el reloj me marcó prácticamente 1.000 metros por lo que mirándolo así tampoco es tan mal tiempo para mi. He hecho el mismo tiempo que el pasado año pero con un circuito de natación más largo, es decir, que en realidad he mejorado.




En el sector de ciclismo me encontré cómodo y fui remontando posiciones todo el rato.

Por último estoy muy contento de la carrera a pie, ya que a pesar del cansancio acumulado me encontré muy bien e hice un tiempo muy bueno para mí, corriendo por debajo de 4' el km y haciendo el 9º mejor tiempo de todos los participantes. Súper satisfecho.

Mi hermano mejoró mucho también su participación respecto al año pasado (se nota que ya lleva unos cuantos de triatlones y cada vez está mejor), salió antes que yo del agua y en la bici también lo hizo muy bien, yo lo vi en alguna de las subidas pero nunca pude cogerlo hasta la carrera a pié dónde conseguí enlazar con él a mitad de la segunda vuelta para terminar entrando juntos en meta, lo que a la postre sería el momento más chulo del día :-).




Por último, Jairo, que lleva ya unos cuantos triatlones también, debutó con éxito en el "triatlón de las cuestas" que tanto miedo le daban, siendo, una vez más, el más rápido en el agua, luego la bici se le hizo un poco más dura y creo que en carrera se recuperó marcando un muy buen tiempo también.

En resumen, otra experiencia deportiva más a la mochila, disfrutando como siempre con la familia y amigos.

Y sin apenas descanso, esta semana, volvemos a las carreras de montaña en La Garganta, prueba puntuable para la Copa de Extremadura dónde estaremos de nuevo un nutrido grupo churretín y volveremos a ver a muchos compis de carrera después de dos meses sin competir.