lunes, 14 de octubre de 2019

IV Trail Sierra de Cazorla XL

El pasado sábado corrimos por primera vez en Andalucía, en concreto en el pueblo de Quesada en Jaén, el IV Trail Sierra de Cazorla en su modalidad XL, 65 km con 4.000+ de desnivel positivo.



La verdad es que el participar en esta carrera fue un poco improvisado ya que la idea inicial era ir al Ultra de Sanabria por etapas, pero viendo que los entrenamientos no iban como queríamos y el tiempo del que disponíamos no era suficiente, decidimos dejarlo para mejor ocasión. Habíamos oído hablar bien de esta prueba y nos animamos a hacerla como último reto del año.



Decir que es una carrera muy bien organizada, que merece mucho la pena por el buen trato al corredor. El marcaje fue impecable, los voluntarios de 10, muchos y buenos avituallamientos que se agradecieron teniendo en cuenta la dureza del recorrido y un gran avituallamiento/comida en meta. Respecto al recorrido en sí, súper exigente con mucho desnivel para el kilometraje y con zonas bastante técnicas y verticales. Es una carrera que se hace muy, muy larga. El entorno es muy bonito y tienes vistas preciosas aunque en muchas ocasiones es difícil quitar la vista del suelo ya que como digo es un terreno muy exigente para correr sobre todo cuando empiezas a acumular kilómetros.

Mi enhorabuena y agradecimiento a la organización y voluntarios por el gran trabajo realizado.

Aquí dejo el recorrido en relieve IV Trail Sierra de Cazorla 65K

Respecto a nuestra carrera, Elena terminó segunda e la general femenina, se podría decir que fue de menos a más como siempre, aunque en esta ocasión la segunda parte de carrera se le hizo muy larga con muchos dolores articulares en las rodillas que le impedían bajar, como sería la cosa que dice que prefería subir!! En cualquier caso y como siempre se sobrepuso a todo y terminó en unas 10 horas y 20 minutos.



Por mi parte la sensación fue un poco parecida, es decir, me sobró media carrera. Creo que hasta la mitad fui regulando bastante bien, pero de ahí en adelante y a pesar de haber intentado no hacer esfuerzos innecesarios, la carrera se me empezó a hacer larga, aparecieron mis amigos los calambres y tuve que ir lidiando con ellos durante muchos kilómetros. Creo que el tipo de terreno que me encontré aquí es muy propicio para esto, porque alterna terreno dónde se "puede correr" pero con bastante dificultad y esfuerzo por la tecnicidad, con mucha piedra suelta, subidas duras y en ocasiones bastante largas y bajadas también muy técnicas con mucho desnivel negativo. En cualquier caso estoy contento porque lo gestioné como puede y logré terminar una prueba que me exigió al máximo durante 9 horas y 46 minutos que fue el tiempo que hice en meta para ser noveno de la general, mi mejor puesto en una carrera a pesar de que las sensaciones no fueran para nada las mejores.



La buena posición supongo que también es fruto de que la participación no fue muy alta, la prueba partía con sesenta y tantos inscritos (no sé exactamente cuantos saldrían al final) de los cuales menos de cuarenta cruzaron la meta. Se comentaba que muchos de los mejores fueron abandonando porque salieron demasiado fuerte... Yo la verdad es que al no correr nunca en Andalucía tampoco conocía a mucha gente, sé que había algunos de la selección andaluza de carreras por montaña y algún corredor nacional más conocido. La chica que ganó también creo que es muy buena corredora.

En resumen, otra nueva experiencia más en un territorio desconocido para nosotros. Por cierto, los bastones ha sido la carrera hasta ahora en la que más los he usado, prácticamente no los he guardado, los he usado hasta bajando para frenar!!

Ahora toca descansar y recuperar hasta la próxima, que de haberla antes de final de año, no será ni mucho menos tan larga.

P.D. Fotos utilizadas de Arista Run, muy chulas.

lunes, 30 de septiembre de 2019

XII Ultra Artesanos

El pasado sábado se celebró una nueva edición, la número doce ya, del Trail de los Artesanos en Torrejoncillo que además este año ha sido el I Campeonato de Extremadura Ultra.

Tras nuestra participación del 2016, no habíamos vuelto a ir y este año a última hora Elena decidió apuntarse al Ultra y yo que no lo veía nada claro opté por el Trail con la idea de hacer un último entrenamiento largo antes del Festival de Montaña Sierra de Cazorla.

Como siempre esta carrera goza de una muy buena organización, varios pueblos volcados con las pruebas y un gran número de voluntarios que hacen que todo funcione como un reloj. Enhorabuena y muchas gracias por el gran trabajo realizado.



Elena hizo una carrera muy sólida desde el principio al final. Fue regulando mucho como ella sabe hacer. Casi toda la carrera ocupó la segunda posición de la general femenina que a la postre sería la posición en la que terminaría tras Lidia que hizo una gran carrera para revalidar su triunfo del año pasado en esta prueba. Ambas se proclamaron campeonas de Extremadura de Ultra en sus respectivas categorías, Veterana y Senior.




Como siempre el tramo final de dehesa a Elena se le atragantó y se le hizo muy largo (a quien no...) sobre todo debido a las altas temperaturas que se registraron y que en general hicieron estragos entre los participantes. En todo ese tramo yo puede estar siguiéndola en distintos puntos y la verdad es que a pesar de todo no dejo de correr en todo el tramo lo que demuestra una gran fortaleza tanto física como mental. Creo que hizo una muy buena carrera.



Clasificaciones Ultra

Por mi parte, como he dicho, participé en el Trail, aquí dejo el recorrido en relieve:
Recorrido Trail



Mi idea era hacer un buen entrenamiento sin castigarme mucho, durante buena parte de la carrera así fue, a pesar de lo rápido que sale la gente, intenté coger mi ritmo y sentirme más o menos cómodo. Diría que hasta el km 18 o así todo iba más o menos como había pensado, igual un poco más rápido de la cuenta porque al final es lo que siempre pasa siendo una carrera. A partir de ahí y coincidiendo con el tramo final, la carrera se empezó a hacer larga y los km se iban notando. La prueba permite correr mucho y durante muchos kilómetros, prácticamente todos quitando los dos o tres cortafuegos con pendientes muy fuertes, eso hace que al final el desgaste se note mucho. Aún así y a pesar de sufrir en la última parte salvé bastante bien las dificultades y terminé en la posición 13 de la general en un tiempo que creo que para mi está muy bien teniendo en cuenta el buen nivel que había de participantes. Eso sí, el tramo final me dejó fundido.

Clasificaciones Trail



Enhorabuena a todos los compañer@s que lograron terminar las carreras, en especial a los de la Ultra que es una prueba muy dura por las condiciones que se dan de calor. Y mucho ánimo también a l@s que tuvieron que retirarse, muchas veces una retirada a tiempo es un victoria y siempre habrá más carreras para resarcirse.

Por nuestra parte, sólo queda ya terminar de afinar un poco esa semana y descansar la siguiente de cara al último gran objetivo del año el Festival de montaña Sierra de Cazorla, con sus 65 km y 4.000+ que suponemos se nos van a a hacer muuuyyy largos!!

martes, 10 de septiembre de 2019

VI CxM Techo de Extremadura - La Garganta

El pasado domingo 1 de Septiembre disputamos una nueva edición de la CxM Techo de Extremadura en La Garganta, prueba perteneciente a la Copa de Extremadura de la Fexme.




Esta carrera es una carrera a la que llevamos asistiendo ya unos años y que nos gusta mucho. Este año la verdad es que no nos llegaba en buen momento porque veníamos tras un parón en el verano tras la Vuelta al Aneto. No estábamos aún muy recuperados y sólo llevábamos un par de semanas de vuelta a los entrenamientos. Aún así como digo es una carrera con un recorrido muy bonito a la vez que duro y exigente.

Como siempre agradecer a los voluntarios y organización el gran trabajo realizado en todos los sentidos.

Comentar que como viene siendo habitual, el nivel de corredores y corredoras que había en la prueba era muy, muy alto.

Aquí dejo el recorrido en relive.

La carrera como suponíamos se nos hizo dura, en especial a Elena que sabiendo que no es lo suyo intentó salir más rápido de lo que suele hacerlo y lo pagó con creces... vamos que la carrera se le hizo bastante larga y en esta ocasión le tocó sufrir para llegar a meta tras vaciarse a los pocos kilómetros de empezar.


Mi hermano Jesús que vino con nosotros se marcó un pedazo de carrera y quedó el 11 de la general, estando los 10 primeros en un nivel altísimo.



Por mi parte, creo que tampoco hice mala carrera, me costó un poco entrar pero luego en general no me encontré mal. Lo único malo y que me lastró un poco fue que sufrí varias torceduras en ambos tobillos que me mermaron bastante sobre todo en las bajadas, pero aún así conseguí terminar bien. Si no fuera por eso estaría bastante satisfecho.



Aquí dejo las Clasificaciones

Ahora lo primero es recuperar (otra vez... :-( ) los tobillos para seguir entrenando y quien sabe si replanteando objetivos para lo que resta de año.

domingo, 28 de julio de 2019

GTAP19 - Vuelta al Aneto

El pasado sábado día 20 afrontamos uno de los grandes retos o aventuras que teníamos planificados para este año, participamos en la Vuelta al Aneto una de las carreras encuadradas en el Gran Trail Aneto Posets 2019 celebrada en la villa pirenaica de Benasque.


Llevábamos apuntados a la prueba desde febrero y aún así ha sido muy difícil planificar la participación en la misma... Elena llevaba prácticamente un mes sin poder correr desde la carrera de Ladrillar por la herida que se hizo en la rodilla y se presentaba con muchas dudas porque llevaba sólo dos semanas y media corriendo en condiciones. Por mi parte, la verdad es que tenía hecho los deberes  y el entrenamiento, pero el trabajo me tenía completamente absorbido y muy cansado. Habíamos planificado las vacaciones con los niños allí en Benasque, coincidiendo con la carrera y aprovechando que mi cuñada Valle se encontraría "cerca", la idea era que pudiera quedarse con los niños mientras corríamos y luego ya estar allí toda la semana de vacaciones. Por un momento esto también se torció y al final el mismo viernes ya en Benasque la idea era que corriera sólo Elena... hasta que a eso de la una del medio día Valle nos llama in extremis y nos dice que viene!! Mil gracias por el esfuerzo cuñada!! Me lío la manta a la cabeza y me voy a preparar el material obligatorio y a pillar el dorsal pensando que estoy como una cabra, que aunque haya entrenado, la cabeza en esos momentos no está preparada ni concienciada para lo que se me viene encima... pero había que probar!


Antes de pasar a comentar cómo fue la carrera, decir que hasta ahora esta es la prueba con la organización más grande en la que hemos participado. Lo que hemos vivido durante el fin de semana en Benasque ha sido alucinante. Desde mi punto de vista la organización ha sido perfecta, valizado de diez, avituallamientos muy buenos, recorrido... sin palabras y lo más importante... la gente y los voluntarios... IMPRESIONANTES!! muchísimos voluntarios en alta montaña, con una actitud increíble, se me ponen los pelos de punta sólo de recordarlo. Y luego el pueblo, no sé cuántos miles de personas volcados con los corredores, la Avenida de los Tilos (punto de salida y meta) durante dos días completamente abarrotada de gente animando a cada corredor/a que llegaba a meta. A mi personalmente se me cayeron las lágrimas de la emoción el domingo viendo como tras más de 36 horas de carrera entraban a meta los tres últimos participantes (dos chicas y un chico) del Gran Trail, con toda la organización esperándoles en meta y toda la gente vitoreándoles. Simplemente alucinante. Mi más sincera enhorabuena y agradecimiento a tod@s los voluntarios y a la organización porque creo que poco se puede hacer mejor.

Aquí se puede ver el Recorrido en relieve de esta súper carrera, que más allá de los números (que ya dicen mucho) se hace enormemente exigente y larga por el terreno extremadamente técnico y salvaje por el que transita. Creo que el eslogan de la carrera lo define perfectamente bien "Un Pirineo extremo, un recorrido infinito".

Aquí dejo también las Clasificaciones que aunque son muy buenas para nosotros y estamos muy contentos creo que quedan a un segundo lugar cuando completas una aventura de este tipo, sólo terminar es una satisfacción.



Elena de nuevo hizo un carrerón, reencontrándose con las sensaciones que más le gustan, el correr en modo ultra y a ritmo constante por terreno de alta montaña. Disfrutó de la carrera como sabe hacerlo, se olvidó de clasificaciones y tiempos y se dedicó a vivir cada momento y cada lugar por el que transitó. 



Cuando hace eso todo suele fluir y al final se refleja en una muy buena clasificación general, 5 absoluta de mujeres y entre los 130 primeros de la general. Además bajó de las 11 horas que era algo que no veía posible hacer en este momento. 



Eso sí... la extrema dureza y tecnicidad de la carrera hizo que por una vez en su vida sufriese la última bajada a meta, cosa poco habitual en ella, en esta ocasión, quizá por una mala elección de zapatillas, se le hizo muy dura y se le atragantó un poco más de la cuenta debido al dolor de pies que llevaba. Orgulloso y enormemente contento por ella.


Por mi parte, al final mi cabeza respondió, desconecté y disfruté mucho de poder ver y transitar por los sitios tan espectaculares y alucinantes por los que pasa esta carrera.
La salida ya emociona, son las 7 de la mañana y la calle está llena de gente haciendo sonar cencerros al paso de los corredores, imposible no acelerarse. Tras un primer kilómetro y medio con Elena cada uno toma su camino y ritmo. La primera parte es la más cómoda de la prueba, casi continuamente en ascenso pero con pendientes leves y terreno que permite correr bien, vamos ganando altura poco a poco. Me encuentro bien y más de una vez pienso si no me voy pasando de ritmo porque suelo ir pasando los puntos planificados más rápido de lo que pensaba...

El primer avituallamiento se encuentra en el refugio de La Renclusa, Km 20 y ya llevamos cerca de 1.300+. A partir de aquí empieza el rock and roll, serán más de 20 km por encima de 2.000 metros de altitud con un terreno muy técnico, de una belleza brutal pero que te pone al límite y te exige una concentración y esfuerzo muy grandes. Eso sí, el entorno es un placer para los sentidos y esto hace que lento discurrir se lleve mucho mejor.



El siguiente punto de control es el Collado de Salenques (foto) sobre el km 27, se van casi dos horas en superar ese mar de rocas, bloques y algún que otro nevero que resiste al verano. Ahí en medio se siente uno como una hormiga rodeado de los grandes colosos del Pirineo Aragones con el imponente Aneto siempre a la vista.
En general me encuentro bien y mi sensación es que estoy regulando correctamente, tampoco me agobio  pensando en nada más que no sea avanzar y hacerlo de forma segura.
La bajada de Salenques es.... como todas las de esta carrera... infernal, más que exigentes, son extremadamente técnicas con pendientes brutales. Me cuesta mucho más bajar que subir pero me lo tomo con calma, paciencia y sobretodo intentando no tener ningún percance. En general tampoco me encuentro excesivamente torpe hasta este momento, es ya llegando al siguiente avituallamiento en el refugio de Cap de Llauset, cuando en la bajada al mismo, empiezo a encontrar las piernas ya algo tocadas y veo que algún corredor me comienza a pasar. 



Hago tranquilo ese avituallamiento y como, ya que lo siguiente que viene es una subida al Colllado de Vallibierna de 1,5 km y 350+ que a esas alturas me hacen un daño enorme. Por primera vez en toda la carrera siento las piernas tocadas de verdad, aún así adelanto alguna de las posiciones perdidas en la última bajada en esta subida que se me hace larga. De nuevo al son de los cencerros de los voluntarios del control de paso de la cima afronto la que será la peor parte de la carrera para mí. Toca bajar hasta el refugio de Coronas y sólo llegar a la cima y asomarme y ver por dónde había que bajar ya se me hace bola pensando en cómo llevaba las piernas en ese momento.
Bajo fatal, torpe, lento, inseguro, prácticamente todo el rato andando.  Se me hace larguísima esta parte, no veo el momento en el que el terreno de un respiro y sea capaz de correr un poco. Me frustro porque veo que otros corredores me pasan corriendo y a mi en esos momentos no me sale ni intentarlo. Mi cabeza en esos momentos se podría decir que dimitió de la carrera, pero uno es cabezón y aguanta el tirón, si no se puede correr pues se anda lo más ligero que se puede y listo. En ese tramo me pasaron entre 20 y 30 corredores a unas alturas de carrera en la que ya todo el mundo va bastante separado. Conforme nos vamos acercando al refugio el terreno da un poco de tregua y ya comienzo a trotar un poco lo que me da un poco de ánimo.

Desde el refugio de Coronas lo que queda es una larguísima y dura subida al Pico Estibafreda, en la Sierra Negra. Pasamos de un mar de rocas a un paisaje casi lunar con unas vistas preciosas a tu espalda del macizo de las Madaletas y el Aneto (primera foto). La subida se agarra que no veas, tiro de los bastones todo lo que puedo y creo que me ayudan bastante en este tramo. Mi sensación era de ir fundido pero de nuevo me voy dando cuenta que vuelvo a ir pasando en subida a gran parte de la gente que me adelantó en la bajada anterior, pero no dejo de pensar en que una vez coronemos esta última cima nos quedarán unos 12/13 km con 1650- del tirón hasta meta... en esos momentos y tras las sensaciones de la bajada anterior... sudores fríos recorren mi frente...


Por fin llegamos arriba, sonrío a pesar de ir fundido para la fotaza de Ramón Ferrer (Monrasin), gracias! Repongo fuerzas y me río un rato con los voluntarios en el control de paso y último avituallamiento de la cima y me dispongo a afrontar la última y temida bajada...


Tiene mucha pendiente pero el terreno permite correr así que me animo y me siento bien, es más, comienzo a disfrutar como un enano bajando por toda la cresta de la Sierra Negra con unas vistas preciosas. En ese momento creo que me vengo arriba, un pésimo bajador como yo disfrutando dónde parecía que sufriría... y así van pasando los km, cada vez la bajada se hace más complicada y cuando te adentras en el pinar se hace súper exigente por la pendiente y lo técnica que se pone... pero para mi sorpresa me sigo encontrando bien, obviamente noto los cuadriceps castigados.... pero y quien no a esas alturas?? 
La bajada se hace larguísima y una vez que terminas tienes todavía algunos kilómetros de medio llano para llegar a Benasque. Para mi sorpresa una vez que puedo mirar el reloj veo que igual puedo bajar de las 10 horas... algo impensable para mi (mis mejores cálculos estaban en 10:45 o así). Voy intentando apretar y me sorprendo corriendo a ritmos que no pensaba poder correr a esas alturas. 
Mi reloj marca 54 km y 9:52, pienso que sólo me debe quedar un km y pico.... pero no... al paso por uno de los últimos puntos un voluntario me marca 3 km a meta y a pesar de que voy encendido ya soy consciente de que no puedo hacer a estas alturas esos tres kilómetros tan rápido y más cuando al poco doy un tropezón y hago la croqueta... Me levanto, y nada, un poco de raspón en la rodilla y poco más pero ya desisto de seguir apretando y me marco un ritmo constante hasta meta con las satisfacción de haber dado todo y deseando ver a los niños que estarán esperándome y me apretarán los últimos 100 metros en la entrada!!! hay que guardar!! jajaja



La entrada al pueblo y a meta de nuevo espectacular, con un pasillo humano animándote, te hacen sentir como algo que no eres, pero por unos instantes se disfruta y se saborea de lo lindo.
Al final 10:06, un tiempo que ni soñaba pero como he dicho antes, me quedo con que mi mente llegó limpia y como nueva después de tanto estrés laboral y tanta incertidumbre previa, creo que mi cara en meta con mis niños lo dice todo.



Como siempre muchas gracias a nuestras familias por la ayuda que nos prestan para entrenar y en este caso y en especial a mi cuñada Valle ya que sin su ayuda hubiera sido imposible poder participar ambos.

Con las pilas al 100% después de esta recarga de energía y tras toda la semana de vacaciones allí, toca descansar un poco y pensar en algún reto para la parte final del año!!

lunes, 10 de junio de 2019

I Trail Extrem Tío Picho

Este fin de semana nos hemos desplazado de nuevo hasta Las Hurdes que cada vez se tiene más merecida la denominación "Territorio Trail", vaya carrera que nos tenían preparada los amigos del club AD IES Gregorio Marañon de Caminomorisco. Antes de cualquier cosa, felicitarles por la organización perfecta, como siempre allí. La verdad es que al margen de lo lejos que nos cae es un gustazo ir a Las Hurdes porque esta gente se lo curra de verdad y se nota el trabajo que hay detrás de todo lo que hacen. Enhorabuena una vez más y muchísimas gracias, repetiremos siempre que podamos. No quiero olvidarme tampoco de los voluntarios y la gente de Ladrillar, muchísimas gracias de nuevo.



Bueno, qué decir del I Trail Extrem Tío Picho... pues una carrera bestial, espectacular, preciosa a la vez que dura, muy técnica y tremendamente exigente. Las tres horas o más de la mayoría de los mortales (los bichos de delante son otro nivel) para una carrera de 21 km y más de 1.500+ dan buena cuenta de que la prueba no es ninguna broma.

Aquí dejo el espectacular Recorrido en relive.

Respecto a nuestra carrera, Elena volvió a reencontrarse con las buenas sensaciones en una de esas carreras que a ella le encantan. A pesar de salir algo retrasada era consciente de que la carrera se haría larga y fue adelantando posiciones hasta ponerse en cabeza poco después de terminar la primera gran subida sobre el km 6 o 7.


De ahí en adelante lideró la carrera hasta meta, disfrutando de nuevo de las complicadísimas bajadas y el terreno técnico por el que discurría todo el trazado. La mala noticia fue que en la bajada más difícil y larga de la carrera, sobre el km 13 o 14 tuvo un roce con una pizarra que le provocó un corte en la rodilla y una herida muy fea que al llegar a meta se saldó con 5 o 6 puntos de sutura que la mantendrán en el dique seco un tiempo.



Hubiera sido perfecto si no fuese por este percance que ahora pone en serio peligro La Vuelta al Aneto que la tenemos en poco más de un mes, habrá que esperar a ver cómo evoluciona porque lo importante por supuesto es recuperarse bien.



Por mi parte, me gusto mucho el recorrido, sobre todo la primera parte la disfruté un montón. El cresteo fue espectacular.



La cosa se empezó a torcer  en el descenso más técnico, largo y complicado. Esa bajada se me atragantó, me bloqueó por completo y desconecté de la carrera, me era imposible correr. Puff, terreno muy suelto y roto, muchísimas piedras y pendientes brutales, el coctel perfecto para un paquete de bajador como yo... jajaja.



Simplemente puse el modo llegar a meta y la verdad que al final llegué muy bien, con la sensación de no haberlo dado todo, sin calambres ni amagos de ellos!!! En este caso creo que la cabeza dio menos de sí que el cuerpo, aún así, contento por haber participado en esta pedazo de prueba que recomiendo encarecidamente a todo el mundo que pueda tener la oportunidad de hacerla.



Aquí dejo las clasificaciones.

Con esta he participado este año en todas las pruebas del circuito Extrem de la Fexme, sólo queda ya la de La Codosera en Diciembre que si todo va bien intentaré correrla para hacer el circuito completo por primera vez.