lunes, 26 de febrero de 2018

V Media maratón por montaña Puebla y Villa de Guadalupe

Este pasado domingo volví a la Media Maratón por montaña Prueba y Villa de Guadalupe, primera prueba de la Copa de Extremadura de carreras por montaña de la FEXME, en la cual ya participé el año pasado.

En esta ocasión, sólo corrí yo, ya que Elena estará unos meses fuera de la competición. Para variar, desde un tiempo a esta parte, me presentaba con muchas dudas por las molestias que arrastro en uno de mis isquiotibiales además de tener los dos tobillos tocados. No obstante como estaba apuntado, me lo tomé como la última carrera que haré hasta que consiga recuperarme por completo, ya que creo que si sigo así estaré todo el año dando un paso adelante y tres para atrás hasta acabar lesionándome.

Este es el recorrido, que es muy rápido y poco técnico excepto alguna que otra zona que es un poco más incómoda.

https://www.relive.cc/view/g18201818728

La carrera eso sí, tiene unos paisaje preciosos como no podía ser de otra forma desarrollándose en el Geoparque de las Villuercas.


Esta carrera me traía muy buenos recuerdos, ya que el año pasado llegué a ella con muy buenas sensaciones, la disfruté un montón y creo que hice un tiempo muy bueno para mi. Este año como he comentado no pensaba ni por asomo poder repetir una carrera similar.



En cualquier caso, nos pusimos a ello y a pesar de salir algo retrasado los dos primeros km fueron muy rápidos por ser favorables, tanto que mirando el reloj vi que iba más rápido que el pasado año.

Sin plantearme ningún objetivo en concreto seguí a buen ritmo en la primera de las subidas, de momento las molestias me permitían ir bien, el terreno no era complicado y además era subida por lo que no tenía ningún problema con los tobillos. Los km iban pasando y me iba animando ya que veía que el ritmo estaba siendo muy similar al del año anterior, lo cual me sorprendía bastante. Una vez terminada la primera subida y tras un tramo más o menos llano comenzó la primera bajada, al principio de ella iba cómodo pero llegamos a una zona con más piedra suelta y dónde el suelo no se veía bien por las hojas y primer susto con mi tobillo izquierdo... que ya me comenzó a doler. Comencé a sentirme bastante inseguro y reduje el ritmo porque no quería tener más problemas. Por momentos desconecté de la carrera, comenzó a pasarme bastante gente y simplemente pensé que no tenía sentido arriesgar, que había que llegar a meta y listo.

Una vez terminó la bajada ya comenzó la segunda subida, comenzando en la rampa que nos dejaba en el avituallamiento de la presa. Para mi sorpresa, veo que muchos de los corredores que me acaban de pasar en la bajada estaban cerca y además la mayoría subía andando, yo ahí iba corriendo y en poco tiempo estaba otra vez con ellos. Salí del avituallamiento con Maxi, compañero de los U Lagartu Running y compartimos un tramo de carrera juntos a buen ritmito hasta que la subida se comenzó a poner más dura y ya andando en un tramo duro se quedó un poco más retrasado. Yo seguí subiendo a buen ritmo aprovechando que subiendo no hay miedo con los tobillos. Llegados al tramo más difícil de la carrera, el cortafuegos con más pendiente sobre el km 17 o 18 fui enlazando de nuevo con gente que no pensaba ya ver en toda la carrera, lo cual me animó. Aún así sabía que quedaban después muchos kilómetros de bajada que el año pasado hice muy rápidos, pero que este año me costarían bastante más... efectivamente, así fue, los primeros km de la bajada se me hicieron más largos y complicados porque discurrían por unos senderos muy chulos pero con piedra suelta, raíces, etc. En definitiva, lo que en ese momento menos me convenía con el tobillo, aún así conseguí hacerlos bastante bien y luego en los finales ya con terreno mucho más fácil pude correr más cómodo e incluso apretar un poco.


Al final entré en meta en 2 horas y 28 minutos, sólo tres minutos más que el año anterior, siendo el 18 de la general y el 4 de mi categoría, lo cual me hace estar muy satisfecho porque desde luego no esperaba para nada poder moverme en ese rango de tiempo.


Como siempre dar las gracias a los voluntarios de la carrera por su labor y por supuesto a Elena por acompañarme y apoyarme siempre.


Al margen de la buena sensación que me queda la carrera, creo que voy a tener que escuchar al cuerpo y parar el tiempo que necesite para recuperarme bien de todos estos achaques... que espero que no sean de la edad... jeje. Así que ahora habrá que pasar por el "taller" y tener un poco de paciencia.

martes, 6 de febrero de 2018

VI Cumbres Hurdanas

Ayer domingo daba comienzo el circuito de Trail 2.018 de la Fexme con la VI edición de Cumbres Hurdanas, sin duda una de las carreras más impresionantes, más duras y mejor organizadas de Extremadura.


Yo no conocía el nuevo recorrido que se estrenó en 2.017 y por eso a pesar de que mi estado no era el que me gustaría para afrontar esta carrera no pude resistirme a inscribirme, cosa de la que me alegro un montón ya que disfruté muchísimo de la carrera y a pesar de las molestias que arrastro terminé mucho mejor de lo que jamás hubiera pensado, pero sobre todo lo que me queda son las buenas sensaciones y el haber disfrutado de un recorrido espectacular.




Antes de nada, mi más sincera enhorabuena y mi agradecimiento a la organización por currarse este pedazo de carrera, porque no tiene otro nombre, un 10 para el recorrido, el balizaje, los voluntarios, la post carrera, para mi estuvo todo perfecto.



Elena que lleva dos meses prácticamente sin poder entrenar se apuntó en esta ocasión a la Mini y a pesar de que sus sensaciones no fueron buenas (excepto bajando... ), terminó segunda de la general absoluta con un tiempo bastante bueno, sobre todo teniendo en cuenta que ella no está acostumbrada y no le van bien las carreras más cortas y rápidas.

Clasificación Mini Cumbres Hurdanas



Yo como he comentado corrí la prueba larga, a la cual tenía mucho respecto. En esta ocasión y creo que con buen criterio viendo los últimos resultados decidí tomarme la carrera con tranquilidad, pensando más que nada en terminarla bien, disfrutar el recorrido y sobre todo no salir como si no hubiese un mañana... cosa que vengo haciendo últimamente, no sé si con resultados malos o no, pero sí con sensaciones muy malas en los finales de las carreras en los que he penado más que disfrutado. En esa ocasión no quería que fuese así, de modo que salí muy tranquilo haciendo caso de los consejos de mi amigo Jose Rodilla que me recomendó regular mucho al principio y empezar a apretar si podía de mitad de carrera en adelante. Así lo hice, los primeros 10 km los intenté hacer cómodos sin exigirme esfuerzos innecesarios. Tras la primera gran subida llegó una de las partes más chulas de la carrera para mi gusto, la primera gran bajada entre el pinar y luego los tejos que en esta ocasión era aún más larga que la otra vez que había participado. Me encantó, y la disfruté muchísimo, yo que no soy buen bajador, en esta ocasión me vi pasando a mucha gente y me animé mucho, lo cual ya me fue haciendo coger un ritmo más vivo.



Una vez llegamos a la última y más larga subida de la carrera, como dentro de lo que cabe no me veía mal decidí ir apretando ya poco a poco y fui cazando gente a la cual ya no esperaba ni ver, como el compi Paco Mendez que en esta ocasión (raro en él) iba de más a menos. Me fui animando y no sin esfuerzo coroné el último cortafuegos y encaré muy motivado la larga bajada final en la que seguí pasando a más gente hasta llegar a meta, eso sí el último km hubo ya que levantar un poco el pie para conservar las buenas sensaciones porque los calambre empezaban ya a aparecer!!



Al final, 21 de la general y 3 de mi categoría, sinceramente un resultado totalmente inesperado para mi, no esperaba tal como me encontraba poder hacer esta carera en este momento. Pero sobre todo acabé súper contento porque disfruté mucho del recorrido, obviamente dentro del esfuerzo considerable, pero acabé feliz y muy satisfecho, sensación que necesitaba recordar ya!!



Clasificación VI Cumbres Hurdanas



Respecto a los Lagartos, grandes como siempre los Antonios y Javier corriendo en grupo superando esta vez sí la prueba. El incombustible Juan acompañado de Ismael mejorando su tiempo del año pasado! Y una de las nuevas incorporaciones de la sección churretina, Alberto, 8 de la general y 3 de su categoría en la Mini, no se baja el tío del podium!!

Por equipos, a pesar de la baja del tigre Raúl al que desde aquí deseo que se recupere cuanto antes, conseguimos sumar puntos para ser y comenzar así a sumar para esta nueva temporada!!

Por último gran tercer tiempo con todos los compañeros de carreras, lo que te deja una sensación de fin de semana perfecto!!

martes, 16 de enero de 2018

III Trail de Zafra

El pasado domingo, volvía a colgarme un dorsal y daba inicio a la temporada 2.018 en la carrera de casa, el III Trail Ciudad de Zafra.


El año pasado me quedé con las ganas de participar porque coincidió con una de las carreras del circuito de Trail de la Fexme a la que ya estaba apuntado, pero este año la fecha era idónea.

La verdad es que no me encontraba nada bien porque no he conseguido recuperar desde el maratón de Tentudía con el que cerramos la temporada pasada... qué daño me ha hecho esa carrera. Mi sensación era que la carrera se me iba a hacer demasiado larga y así fue. No obstante, acabé contento porque aguanté más de lo que esperaba y a ritmos más altos también de lo que espera, eso sí... las agujetas de estos días posteriores se encargan de recordarme que era cierto que no estaba para tanto esfuerzo... jejej.


La carrera fue muy bonita, el terreno estaba espectacular y creo que hubo bastante participación y con gente de calidad. Al final a mi me salieron 25 km y 1.200+ de desnivel que son cifras muy respetables  sobre todo porque también había muchos tramos rápidos dónde se podía correr mucho, eso unido a las cortas pero duras pendientes hacían que el recorrido fuese muy rompe piernas. Y bueno, el final, creo que a más de uno se nos atragantó, varias de las subidas más duras se encontraban ya en los kilómetros finales lo que hizo bastante mella en los corredores.


Como he dicho mi idea era tomarme la carrera con cierta tranquilidad pero al final, como me pasa casi siempre, salí más rápido de lo esperado, con el grupo de cabeza y a ritmos bastante altos. De momento aguantaba y no me encontraba mal, aunque no paraba de pensar que a esos ritmos no llegaría al final...


A partir del km 3 aproximadamente la carrera ya se rompió y Daniel Remón (a la postre vencedor de la prueba) empezó a poner tierra de por medio, sólo Raúl parecía poder seguir algo más cerca que el resto sus ritmos. Tras ellos nos manteníamos un grupo en el que íbamos todos bastante juntos hasta que pasando los km cada uno fue cogiendo sus posiciones. Yo hice prácticamente toda la carrera junto con Paco y Javi a muy buenos ritmos, tanto que yo no dejaba de pensar cuál sería el km en el que rompería motor :-).
Las primeras sensaciones de que ya tenía que empezar a bajar el ritmo llegaron sobre el km 17 o 18, un poco antes había enlazado con nosotros también Pako Gómez de Pinofranqueado. A pesar de todo, conseguí seguirles a duras penas, pero tras el tramo de subidas y bajadas por la presa ya perdía contacto con los dos Pacos y nos quedamos Javi y yo que ya empezábamos a penar.
En la bajada hacia las depuradoras de la presa yo ya comencé con los primeros calambres y ahí nos pasó Mercedes Pila (grandísima corredora y ganadora de la prueba) como un avión, iba fortísima.
Un poco más adelante me encontré de nuevo con Javi y ahora era él el que tenía que lidiar con los calambres, lo pasé y me dispuse a afrontar la última gran subida a los depósitos. Se hizo durísima, pero ahí ya todo el mundo iba bastante tocado y tampoco me paso ningún corredor. Mi suplicio vino al terminar esta subida y afrontar la bajada de los depósitos, al terminar la misma sobre el km 21 mis isquiotibiales dijeron basta, los calambres ya me hicieron pararme a estirar porque no es que no pudiera correr, es que no podía andar!! Tras estirar un poco y andar después para intentar recuperarme conseguí reemprender la marcha con mucho cuidado, en ese intervalo me pasaron tres corredores a los que no pude hacer amago ni de seguir. Poco a poco conseguí ir corriendo a ratos y llegar a meta en la posición 15 de la general y de mi categoría. A pesar de quedarme con mala sensación por el final, tengo que estar muy satisfecho porque siendo sincero no esperaba aguantar tanto y creo que la carrera fue mucho mejor de lo que me esperaba. Además, el mejor premio siempre es entrar con los peques en meta y esta era una de las carreras en las que poder hacerlo!


Mención especial al carrerón que se marcó el fiera de Raúl, segundo de la general y primero de su categoría!!


Enhorabuena también a Javi, mi compañero de batallas en el baloncesto que debutó en las carreras de montaña en un prueba que desde luego no era nada fácil y la superó con éxito!

Aquí dejo la clasificación:

Clasificaciones III Trail de Zafra

Dar las gracias a todos los voluntarios como siempre por su inestimable trabajo para que las pruebas salgan adelante a pesar de las dificultades.

Comenzamos! a ver si llegamos a Cumbres Hurdanas... que la verdad es que ahora mismo la veo larga... muy larga... :-)

martes, 21 de noviembre de 2017

XI Trail Sierra de Tentudía

El pasado domingo participamos en la carrera que cerraba el circuito de la Copa de Extremadura de carreras por montaña, el Maratón de Tentudía. Tanto a Elena como a mi era la única carrera que nos faltaba para completar ese circuito y por eso nos inscribimos, porque la verdad, ya lo pensaba antes y lo confirmé el domingo, esta carrera nos ha sobrado... después de todas las carreras que hemos hecho este año, el cuerpo a estas alturas no estaba ya para un maratón y menos aún para pretender hacerla a buen ritmo.

Para mí ha sido con diferencia la carrera en la que peor lo he pasado de todas las que he corrido esta temporada y para Elena más o menos igual.

Al final y a pesar de todo, el resultado de ambos ha sido muy bueno, pero pienso que principalmente porque la verdad es que la participación fue baja y de esta forma las posiciones han sido más altas de lo que hubiesen sido con una participación más alta de corredor@s.

Elena quedó de la general femenina y de su categoría, consiguiendo además proclamarse campeona de la Copa de Extremadura haciendo doblete con el circuito de Trail. Vaya año que se ha marcado, todo lo que yo pueda decir de ella es poco.




Yo por mi parte terminé además de muy, muy fundido, el 11 de la general y de mi categoría, pero como he comentado ya, con sensaciones muy malas y penando mucho para llegar a meta.


La carrera es muy rápida, no tiene zonas técnicas y en todo el recorrido es posible correr, incluso hacerlo rápido, siempre y cuando se tengan fuerzas.
Como mentalmente la verdad es que no me encontraba nada confiado decidí salir a ritmo vivo porque pensaba que si me acomodaba la prueba se me podía hacer muy larga. Nada más salir me vi ya en las primeras posiciones y la verdad que en ese momento no me era complicado mantener el ritmo que llevábamos de modo que me mantuve ahí pensando que eso me daría vidilla y me serviría para meterme en carrera. Así fue durante bastantes kilómetros, pasé la media maratón en muy buen tiempo, pero algunos kilómetros después, sobre el 24 o 25 ya empecé a notar que las sensaciones cambiaban y ya no eran tan buenas. Sobre el 26 o 27 comenzó mi suplicio, las piernas dijeron basta, empecé a dejar de correr cuesta arriba a pesar de que las pendientes no eran muy grandes, pero eso no fue lo peor sino que al poco tiempo ya me costaba correr en llano e incluso cuesta abajo, de ahí hasta el final fui más tiempo andando que corriendo y se me hizo eterno el tiempo que tardé en llegar a meta, los kilómetros parecían no terminar nunca y mentalmente me vine completamente abajo.




Supongo que todo esto es lo normal después de todas las carreras que llevamos, el depósito de gasolina está ya en reserva y se nota. Al final esto también nos sirve para aprender y conocernos mejor, las cosas no siempre pueden salir lo bien que uno espera, pero al menos estoy contento de haber terminado la carrera y haber conseguido superar los malos momentos vividos durante la misma.

Aquí dejo las clasificaciones:
http://fexme.com/wp-content/uploads/CLASIFICACION%20GENERAL%20TENTUDIA.pdf

Ahora toca descansar y recuperarse bien para pensar ya en la siguiente temporada!!

martes, 17 de octubre de 2017

Ultrail La Covatilla, el reto del año!


El pasado sábado 14 de Octubre llegaba por fin, el día que teníamos marcado en el calendario desde primeros de año, cuando nos planteamos participar en la segunda edición del Ultrail La Covatilla, la carrera que diseño el año pasado Miguel Heras, uno de los mejores corredores de ultra trail del mundo. Desde el principio tuvimos claro que participaríamos en esta carrera, yo sinceramente me inclinaba más por hacerlo en el maratón (37 km), pero Elena siempre tuvo claro que quería hacer el ultra (80 km y casi 9.000 metros de desnivel acumulado). Al final se llevó el gato al agua y tras muchos entrenamientos, dudas y no pocas dificultades, nos plantamos en la línea de salida con toda la ilusión del mundo y dos objetivos claros, terminar la carrera y disfrutarla lo máximo posible.


Antes de nada y como siempre agradecer la labor de todos los voluntarios, siempre súper amables, ayudando y haciendo la vida lo más fácil posible a los corredores. Agradecer también a la organización las facilidades que nos dieron en varios momentos para apuntarnos primero al maratón, cambiarnos después a la Ultra y por último cubrir nuestro seguro una vez nos dimos cuenta que nuestra licencia no servía fuera de Extremadura, gracias!

Continúo con los agradecimientos a tod@s los amig@s y familiares que nos han estado ayudando y siguiendo durante la carrera, animando, empujando y compartiendo con nosotros cada km. Sois geniales!! ese grupo del whatsApp echado humo todo el día, guardaré todas esas conversaciones como oro en paño!! Y qué decir de Marisol y Teresa... mil gracias de nuevo, en esos momentos, eso valía más que cualquier gel, barrita o bebida isotónica del mundo, eso sí que fue gasolina de verdad.
Por último, agradecer de manera muy especial a Jose y a Nerea todo lo que nos han ayudado el día de la carrera, siguiéndonos (en su maratón particular... más de 30 km se marcaron!!) por toda la sierra junto con David y su padre, animándonos continuamente, guiándonos, mimándonos... puff, impresionante, sin palabras. Pero no sólo ese día, sino el resto de días que hemos compartido con ellos de entrenamiento, enseñándonos su sierra y haciendo que todo esto haya sido posible, gracias de corazón.

Una vez terminado lo más importante y lo que creo que ha hecho todo esto posible, paso a comentar la carrera. La verdad que las semanas previas a la misma las cosas se habían torcido un poco, Elena pilló un virus de gastroenteritis que la dejó ko dos semanas, ni siquiera pudo ir al X Trail de Artesanos al que estaba apuntada. Yo por mi parte tampoco tenía buenas sensaciones, pienso que por la tensión de pensar lo que se me venía encima.
No obstante, el viernes partíamos hacia Candelario dónde teníamos reservado el hostal para pasar el fin de semana. Parecía que ya nada podía impedir nuestra participación en nuestro primer gran Ultra de alta montaña, pero nada más lejos de la realidad, aún tendríamos que superar una última prueba... preparando el material antes de recoger los dorsales, Elena se da cuenta que se ha olvidado la mochila en casa, así que nos vamos como locos a Béjar para buscar una tienda de deportes dónde poder conseguir una mochila de trail para la ocasión... al final conseguimos comprar una que era más bien de treking, demasiado grande e incómoda... pero Elena como siempre en estos casos, decidió que algo como esto no daría al traste con sus aspiraciones de participar en esta carrera, y vaya que si participó, estrenando "material" y demostrando una vez más de qué pasta está hecha.


A las siete de la mañana salimos de la plaza de la Corredera de Béjar con los frontales encendidos y ya no dejaríamos de ascender hasta llegar a la cuerda del Calvitero previo paso por el primer avituallamiento y control de tiempo en el km 10 en la estación de esquí de La Covatilla. Impresionante y preciosa la subida al pico del Águila dónde hay un ambiente buenísimo a pesar de lo temprano que era, con mucha gente animando.  Unos 1.300+ para calentar!!


El pico del Águila con la gente animando de fondo.

Tras un par de km de tregua y muy bonitos por la cuerda mientras termina de amanecer, nos dirigimos en una técnica bajada a la tercera laguna del Trampal, dónde se separan las dos carreras, girando a la derecha el maratón buscando la cresta de la Ceja y siguiendo nosotros hacia abajo en una dificilísima, técnica e incómoda bajada hacia la central eléctrica de Solana en el km 21, donde está situado el segundo punto de control de tiempo.


Amaneciendo en la cuerda del Calvitero a unos 2.300 metros.


 En la central reponemos fuerzas para afrontar la que probablemente sea la parte más dura de la carrera, subir a la Laguna de Solana y remontar todo Hoyo Malillo (o Arroyo Malillo según dónde se mire... ), para acabar llegando al collado de Talamanca, unos 1.000 + en 7 km aproximadamente por unas zonas realmente técnicas, dónde el correr se antoja prácticamente imposible para los mortales.


Vista desde el avituallamiento de la central.




Sendero por el que se bordea la Laguna de Solana


Cascada equipada con cuerdas fijas para ascender por ella


El collado de Talamanca al fondo, hasta dónde teníamos que subir.

Una vez superada esta sección de la carrera nos dirigimos hacia el Torreón previo destrepe por mi antaño temido Paso del Diablo, el cual bajé con muchísima soltura y sin problemas, muy probablemente por haberlo hecho ya antes y saber cómo afrontarlo.



A partir de aquí comenzamos otra técnica bajada hasta Hoyamoros para discurrir por sus bellísimos parajes y seguir descendiendo siempre por terreno técnico y complicado hasta la dehesa de Candelario. Los km y sobre todo la dificultad técnica de la prueba hacen estragos. De nuevo toca subir, esta vez al canchal de la Muela, terreno conocido ya de la carrera Techo de Extremadura de la Garganta. Afrontamos el mismo descenso que se hace en ella hasta el Corral de los Lobos para posteriormente desviarnos ya dirección Hervás por la dificultosa calzada romana buscando el avituallamiento de vida en torno al km 50 de la prueba.

Este momento fue clave, yo llegué primero y me encontré con la sorpresa de Marisol y Teresa:


Hice un avituallamiento muy tranquilo, me cambié la camiseta, rellené bidones y comida. Sabía que Elena venía cerca y fuerte, justo cuando me iba a ir entró ella en el pabellón, en ese momento segunda de la general femenina, con la primera clasificada aún allí también y la tercera entrando minutos después de ella!!


Decidí esperarla para intentar acabar la carrera juntos, a esas alturas de carrera, con esos km y esas horas, su cabeza y fortaleza tiran tanto como mis piernas cuando el tiempo y los km son menos.


Salimos juntos, con un subidón de adrenalina de escándalo, tenemos a la vista a la primera clasificada, pero en ese momento comienza una interminable subida hasta la garganta, con una primera parte muy dura por la pendiente y el calor (hemos descendido desde los casi 2.400 metros del Torreón hasta los 600 de Hervás). Elena que ha parado poco en el avituallamiento para salir rápido tiene un pequeño bajón y nuestro ritmo baja mucho, vemos como la primera clasificada se aleja con un ritmo inalcanzable y además nos pasa también la tercera muy fuerte.
Superamos ese bajón con cabeza y recordando que nuestro objetivo es terminar la prueba y hacerlo disfrutando lo más posible. Poco a poco Elena se recupera y de nuevo comienza a correr, ahora parece que soy yo el que tiene el bajón y le digo que no puedo correr, andamos un poco hasta que me recupero. Conseguimos llegar a La Garganta y partir de aquí creo que hicimos una carrera buenísima, conseguimos acompasarnos muy bien, corrimos todo lo que se podía correr y fuimos superando todas las dificultades que nos encontramos juntos y disfrutando del camino hasta tal punto que, una vez superada la última gran subida a Peña Negra, y ya con los frontales de nuevo encendidos, nos lanzamos en un rápido descenso hasta Béjar, corriendo quizás los km más rápidos de toda la carrera, con 74 km ya en las piernas y buscando bajar de las 14 horas. Lo conseguimos, entramos juntos en meta, en las posiciones 26 y 27 de la general, con Elena 3 de la general femenina, 2 de su categoría y yo el 10 de la mía. Pero esto, al final, es secundario, lo que queda es la ilusión de haberlo conseguido, el camino recorrido juntos, el haberlo compartido con familiares y amigos, haber disfrutado, sufrido, en resumen, haber vivido.




Gracias de nuevo a tod@s los que nos habéis ayudado de una u otra forma a hacer esto posible.

Os queremos!!